búho, curiosidades de los búhos, señorita ciencia, srta.ciencia

El búho, un depredador nocturno con superpoderes

Cuando los búhos vuelan, lo hacen en silencio. Gracias a sus suaves plumas, son capaces de volar sin apenas hacer ruido. Esta habilidad, unida a sus magnificas capacidades auditivas y visuales, les convierten en perfectos cazadores.

Son buenos depredadores nocturnos gracias a su visión binocular. Con sus grandes ojos recogen toda la luz disponible y como no pueden girar los ojos para mirar de lado a lado, rotan su cabeza más de 270º para obtener una visión casi total.

Su fino oído, con orificios en las orejas mirando hacia delante les permite localizar los sonidos y les ayuda a localizar a sus presas fácilmente.



La dieta de los búhos

Insectos, aves y pequeños mamíferos son el menú de los búhos. Algunos se han adaptado para atrapar peces ya que este tipo de ave se encuentra en todo tipo de hábitats, desde densos bosques hasta la tundra ártica.

Los búhos no tienen dientes, por lo que no mastican a sus presas. Habitualmente, las pequeñas se las comen enteras y horas después regurgitan por la boca las partes que no son digestibles en una bola de excrementos llamada egagrópila.

Las presas más grandes las desgarra y come a trozos ya que no entrarían en su garganta.

Anidan en árboles, en el suelo, o en grietas de rocas o edificios. Sus huevos normalmente de color blanco, son casi redondos, una característica común de los huevos puestos en sitios escondidos.

Búho cornudo, lechuza común, carabo, mochuelo, y búho real son algunas de las muchas especies que existen. El búho real puede llegar a medir 75 centímetros de altura con una envergadura – ancho que tiene el ave con sus alas extendidas – de 1,80 metros.

You Might Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *