Pájaro carpintero

El pájaro carpintero, un cráneo a prueba de golpes

El siglo pasado, un divertido personaje inspirado en un insistente pájaro carpintero llegaba a la televisión rompiendo los moldes de la animación. Era el Pájaro Loco. Próximamente habrá una nueva versión en el cine, y mientras tanto resulta interesante conocer algunas características de estas aves que pueden llegar a picotear unas 12.000 veces al día.

Su cráneo, macizo y muy resistente, protege su cerebro del continuo martilleo a los troncos de los árboles. Un martilleo que puede alcanzar una velocidad de hasta 20 picotazos por segundo.

Taladrar los árboles con su duro y largo pico para hacer un túnel donde criarán a los polluelos genera un gran derroche de energía. Por ello, para alimentarse pueden llegar a comer hasta 900 larvas de escarabajo en un solo día.

La construcción del nido forma parte del cortejo entre los pájaros carpinteros. Los machos taladran los troncos mientras las hembras escuchan el sonido del golpeteo. Pero ese continúo tamborileo no lo hacen solo para construir nidos donde incubarán huevos, sino que también les sirve para marcar su territorio y capturan larvas bajo las cortezas.

El tamaño de esta familia oscila entre los 20 y 56 centimetros.

El carpintero real o picomaderos picomarfil, ave legendaria, es uno de los más grandes del mundo. Puede medir de 48 a 53 cm de longitud y pesar entre 450 y 570 g.

El plumaje de la mayoría de las especies suele ser verde brillante, morado y naranja, aunque también se pueden encontrar algunos ejemplares con cierta cantidad de amarillo y rosa. En la cabeza y el abdomen de estas aves predomina el rojo y el beige.

 

You Might Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *