en el ojo del huracán, hurricane, huracanes para niños,

En el ojo del huracán

Conocidos por sus fuertes y destructivos vientos, los huracanes son las tormentas más violentas del planeta. Se les considera uno de los fenómenos más peligrosos y destructivos y tienen un gran potencial para la pérdida de vidas y la destrucción de viviendas. Se originan en la zona tropical y forman un remolino gigantesco que cubre cientos de miles de kilómetros cuadrados.

Los huracanes, científicamente llamados ciclones tropicales, son alimentados por el calor del mar, producto de un océano tropical y un ambiente cálido y húmedo, que se caracterizan por tener un centro de baja presión rodeado por bandas nubosas organizadas en forma de espiral que giran en sentido contrario a las agujas del reloj en el hemisferio norte.



El término “huracán” tiene su origen en las religiones de civilizaciones pasadas. El dios de la tormenta maya se llamaba Hunraken.

El conocido ojo del huracán es el área de relativa calma en el centro que se extiende desde el nivel del mar hasta la parte superior y está rodeado por una pared de nubes espesas cargadas de lluvia. Allí, en la pared del ojo se encuentran los vientos más intensos por dos fuerzas opuestas: la fuerza del aire que se mueve hacia el centro y la fuerza centrífuga que es hacia afuera.

Los huracanes, ciclones y tifones son el mismo fenómeno meteorológico pero con distinto nombre según el lugar en donde se originan. De manera generalizada pueden llamarse ciclones tropicales.

Cuando los huracanes tocan tierra se debilitan porque dejan de obtener la energía de los océanos templados. Aún asi, en ocasiones avanzan tierra adentro y siguen causando daños por el viento y la lluvia hasta que desaparecen por completo.

La temporada de huracanes del Atlántico sucede entre el 1 de junio y el 30 de noviembre, y la temporada de huracanes del Pacífico Oriental se extiende del 15 de mayo al 30 de noviembre.

Mediante la Escala de Huracanes Saffir-Simpson se describe la fuerza de los huracanes en el Pacífico Este y en el Atlántico. La clasificación tiene cinco categorías y está basada en la velocidad del viento, la presión, y la altura de la marejada de la tormenta.

Escala de Huracanes Saffir-Simpson

  • Categoría 1: Daños minimos. Sin daños en las estructuras de los edificios. Daños básicamente en casas flotantes no amarradas, arbustos y árboles. Inundaciones en zonas costeras y daños de poco alcance en puertos.
  • Categoría 2: Daños moderados. Daños en tejados, puertas y ventanas. Importantes daños en la vegetación e inundaciones en puertos.
  • Categoría 3: Daños extensivos. Daños estructurales en edificios pequeños.
  • Categoría 4: Daños extremos. Señalizaciones arrancadas, daños a techos, ventanas y puertas. Destrucción de casas. Inundaciones en terrenos interiores
  • Categoría 5: Daños catastróficos. Destrucción completa en algunos edificios. Las inundaciones pueden llegar a plantas bajas de los edificios cercanos a la costa. Existe la posibilidad de solicitar la evacuación en zonas residenciales

Los huracanes más pequeños tienen velocidades del viento de 118 kilómetros por hora mientras que los huracanes más grandes superan velocidades del viento mayores a 250 kilómetros por hora.



La altura de la marejada de la tormenta de un huracán es la causante de las graves inundaciones en las zonas costeras. El agua es empujada hacia la orilla por la fuerza de los vientos que se arremolinan alrededor de la tormenta. Estas se combinan con las mareas normales y puede aumentar el nivel de agua más de cuatro metros.

You Might Also Like

One thought on “En el ojo del huracán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *