La fragilidad de los arrecifes de coral

Los arrecifes de coral se encuentran entre los ecosistemas más antiguos y diversos del planeta. La buena salud de estos, es importante para los seres humanos, las plantas, los peces y otros organismos que dependen de ellos. Sin embargo, en los últimos años, los cambios en el clima y las actividades humanas han puesto en peligro estos ecosistemas.

La contaminación, la pérdida de hábitat, las especies invasoras y las enfermedades son las principales amenazas para la supervivencia de los ecosistemas de coral en todo el mundo.

Uno de los principales problemas, es el blanqueamiento del coral. Un fenómeno que puede destruir sistemas enteros de arrecifes coralinos.


Los corales contienen unas minúsculas plantas denominadas zooxantelas que dan color a sus tejidos y le proporcionan alimento a través de la fotosíntesis. Sin estas plantas microscópicas, los corales no pueden sobrevivir.

Los corales se vuelven blancos al perder las zooxantelas.

Los aumentos de las temperaturas oceánicas están ocasionando un aumento en la intensidad, frecuencia y extensión del fenómeno del blanqueo del coral.

Los corales son extremadamente sensibles y sólo pueden vivir en aguas a una temperatura de entre 18 y 30 grados Celsius.

Aunque es normal pensar en arrecifes de coral como lugares para bucear en mares cálidos y tropicales llenos de peces de hermosos colores, hay que destacar que también existen corales blandos y corales de aguas profundas que viven en aguas oceánicas, oscuras y frías.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.