jerogíficos para niños, piedra rosetta para niños

La piedra Rosetta, clave para descifrar los jeroglíficos egipcios

Encontrada en 1799 por un soldado del ejercito de Napoleón, la piedra Rosetta resultó ser un elemento clave para descifrar los jeroglíficos egipcios.

Se trata de un bloque de piedra granítica que pesa aproximadamente unos 760 kilos. Su nombre viene dado por la ciudad donde se encontró, Rashid (conocida por los franceses como Rosetta), en la costa norte de Egipto.



Fue un descubrimiento fundamental para entender la cultura egipcia, ya que años después de ser encontrada, permitió descifrar la escritura jeroglífica y ayudó al estudió de su civilización.

En 1822, Jean-François Champollion fue el estudioso encargado de descifrar la roca.

En la cara pulimentada de la piedra se podían apreciar tres tipos de escritura: en la parte superior, 14 líneas de jeroglíficos egipcios; en la parte central, 32 líneas de escritura demótica y en la parte inferior 54 líneas de griego antiguo.

El demótico fue la última fase de la escritura egipcia.

Los estudiosos comprobaron que los tres epígrafes eran en realidad versiones de un mismo texto: Un decreto publicado en Menfis en el año 196 a. C. en nombre del faraón Ptolomeo V.

Cuando los ingleses derrotaron en Egipto a las tropas napoleónicas, se llevaron la piedra Rosetta a Londres como botín de guerra. Hoy en día se puede visitar en el Museo Británico de Londres.

You Might Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *