narval, animales marinos,

Narvales: unicornios en el mar

El narval es un cetáceo que habita en los mares del Ártico y el norte del Océano Atlántico. Esta especie de ballena, conocida por el diente largo y retorcido que desarrollan los machos, les hacen parecerse a los unicornios.

Adaptadas a vivir en el Ártico, se alimentan de animales del fondo marino. No tienen aleta dorsal y tienen un tamaño mediano entre los cetáceos, con una longitud promedio en los adultos que oscila ente 4 y 4,5 m y un peso de entre 1000 y 1600 kg .

Es el único integrante del género Monodon y una de las dos especies de la familia junto a la beluga y su colmillo puede llegar a medir dos metros y pesar hasta diez kilogramos.

Su dieta está basada en algunos peces y crustáceos del fondo marino. Estos animales son capaces de realizar inmersiones que con mucha frecuencia superan los 800 metros bajo la superficie.

Después del cachalote, y el elefante marino es el mamífero marino que se sumerge a mayor profundidad.

Habita principalmente cerca de los bloques de hielo que se forman durante los largos inviernos del Ártico. En verano, migra hacia las bahías y los fiordos circumpolares.

En 2008, fue catalogado en la Lista Roja de la UICN como especie casi amenazada, debido a que se mantiene una caza significativa, controlada, por parte del pueblo inuit en Canadá y Groenlandia (Dinamarca), los cuales se benefician con su carne, grasa y el comercio del colmillo.

Para la cultura inuit, los narvales son animales muy valiosos.

Además, también son amenazados por: la depredación por parte de los tiburones, los osos polares y las orcas; la contaminación por plaguicidas y metales pesados, los atrapamientos dentro de densas capas de hielo al inicio del invierno que les impide moverse a mar abierto muriendo de inanición y por ahogamiento, y la poca capacidad de adaptación ante los cambios climáticos.

En la Europa Medieval, los vikingos comercializaban colmillos de narval, los cuales se hacían pasar como cuernos de unicornio. Se creía que estos supuestos cuernos poseían poderes mágicos y que tenían la capacidad de curar envenenamientos y la melancolía; por este motivo los vikingos y otros comerciantes de origen nórdico en ocasiones lo hacían valer su peso en oro.

You Might Also Like

Deja un comentario