sonido, materia, energía, ondas sonoras

Sin materia no hay sonido

A pesar de que en las películas de ciencia ficción se escuchan distintos efectos de sonido espectaculares, la realidad dice que en el vacío del espacio no hay materia para comprimir y transmitir una onda de sonido.

Al contrario que la luz, el sonido requiere de un medio material para viajar. Por lo tanto, para poder oír un sonido tiene que haber algo entre la fuente de sonido y el oído.

La velocidad del sonido depende del tipo de material por el que se propague.



Cómo las partículas en los sólidos se encuentran más cerca, permiten un mayor intercambio de energía, por eso cuando el sonido se desplaza en los sólidos tiene mayor velocidad que en los líquidos, y en los líquidos es más veloz que en los gases.

La propagación del sonido supone un transporte de energía sin transporte de materia, en forma de ondas mecánicas que se propagan a través de la materia sólida, líquida o gaseosa.

Como las vibraciones se producen en la misma dirección en la que se propaga el sonido, se trata de una onda longitudinal, que se trasmite en línea recta, desde el punto de origen.

Las cuatro cualidades básicas del sonido son la altura, la duración, la intensidad y el timbre.

La física del sonido es estudiada por la acústica, que trata tanto de la propagación de las ondas sonoras en los diferentes tipos de medios continuos como la interacción de estas ondas sonoras con los cuerpos físicos.

You Might Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *